Adela y el bichito verde que le picó

Cuento escrito por: María León Bolívar

En Taluque el sol salía cada día a las 6 de la mañana. Las calles estaban desiertas, o
casi. Los habitantes comenzaban a despertar. Las ventanas de las casas se abrían para
dejar pasar al nuevo día. Los niños perezosos daban sus últimas vueltas en la cama antes
de levantarse para acudir a la escuela. Como Adela, que tenía 7 años y le gustaba ir al
colegio. Le gustaba aprender, aprender matemáticas, escribir, dibujar, pintar, cantar,
tocar la flauta y jugar con sus amigos a la hora del recreo. Pero hacia unos días estaba
algo triste.

pesadillas.jpg

Ese día, como todos, se levantó, se vistió, desayunó, cogió su mochila y se
dirigió a la escuela. Pasó la mañana entre clase de música y lengua. Justo cuando
aprendían que el verbo hacer siembre va con “H” sonó la campana que daba el aviso del
fin de la clase para dar paso al deseado patio y al bocadillo que, papá o mamá, habría
preparado con tanto cariño. Todos corrieron con desayuno en mano en dirección al
patio. Adela fue la última, tan lento era su caminar, que una familia de pequeñas
tortugas la adelantó por el largo pasillo. ¡Pobre Adela! ¿Qué le pasará?

Seguir leyendo “Adela y el bichito verde que le picó”

Anuncios

Exposición colectiva

Estoy muy orgullosa que Ana Novella haya escogido mi obra para participar en la exposición colectiva que se lleva a cabo en Sant Pere Pescador desde el pasado jueves 18 de julio hasta el próximo domingo 18 de agosto que acabará con una subhasta que llevará a cabo la gran María León Bolívar.

En esa exposición compartimos espacio  artistas locales como  Andrea Bolcato, Lluís Barbosa, Maite Cendrós, Narcís Coderch, María Fábrega, Jordi Fernández,  JAD, Marta Frades, Elena Font Rodà, Lina o la propia Ana Novella.

medusa

Aquí está la obra con la cual participo. Una de las tres górgonas, Medusa. Según la literatura clásica, las górgonas fueron hijas de Fortis y Ceto. Medusa fue una de las górgonas que se tomó como símbolo de poder y sabiduría femenina. Su poder era tal que hasta Carlomagno llevaba su imagen en la coraza de soldado para ser protegido.

Personalmente, veo a Medusa como una mujer fuerte y poderosa, capaz de mantenerse impasible ante el peligro y dominadora de cualquier miedo.

cartel_expo.jpg

Aquí el cartel de la exposición colectiva. ¿Quieres venir a vernos?

Historias del Mar

Sarah es escritora. Más bien dicho, Sarah es poeta. Lo que pasa es que se dedica a otra cosa. Trabaja junto a su marido Xavi, Dessal, una empresa de tratamientos de agua en Vilanova i la Geltrú.

Un día, hablando, me comentó que publicarían desde su web historias verídicas sobre el mar. Toda su vida ha estado ligada de una manera u otra al mar, su padre fue marinero y ahora su vida laboral se basa en dar servicio a clientes del sector náutico.

Pues leí su texto. Y no es por ser mis amigos, que lo son, pero el texto es sencillo, fresco, meticuloso en las palabras, y da que pensar. Mucho.

66448586_587933688398666_3858158252689298396_n

Su lectura me inspiró a hacer este dibujo. Falta la segunda parte, darle color y, en cuanto esté pintado, colgaré aquí la ilustración acabada.

Y no os olvidéis de pasar a menudo por su web, porque sé que tienen la intención de ir colgando más historias sobre el mar.

 

Todo esto apesta

Cada vez me aterra más el ver cómo nos lo estamos cargando todo. Nadie demuestra el más mínimo sentido a las diferentes acciones que son guiadas por el interés económico en contra del interés natural común de proteger todo aquello que nos rodea. Y sobre todo lo que nos rodea me refiero al cuidado de los unos y los otros sin tener en cuenta del lugar de nacimiento, o la protección de nuestro entorno,  y de todo el resto de la estupidez humana: anteponiendo la industria militar a la vida en paz, por dar algún ejemplo.

tortola_color.jpg

A veces pienso que cuesta expresar en palabras toda esta decepción que llevo por dentro. Siempre es mucho más fácil dibujar y después poner color.

Todo esto apesta.

Emilia Pardo Bazán

¿Conocéis a  Kloshletter y Prodigioso Volcán? Tienen un gran proyecto llamado “No me cuentes cuentos“. En éste están empeñados en sacar a la luz la vida de muchísimas mujeres que han quedado a la sombra en la historia explicada en masculino.

Me puse en contacto con ellos porque quería participar de alguna manera y me dieron un texto maravilloso escrito por Noelia Adánez en el que era protagonista la pequeña Emilia Pardo Bazán. Lo leí y agradecí infinito a los astros que me hubiera tocado un texto tan y tan bonito. (Puedes leer el texto aquí).

emilia_pardo_pazan2.0_900

Quise hacer una Emilia Pardo Bazán fuerte, com parece ser que era ella, con las ideas claras. Ella fue transgresora y pedía a gritos la liberación de la mujer en un momento en que las mujeres de este país estaban más interesadas en contentar a sus maridos siendo buenas cocineras que en la lucha feminista.

Ahora, Emilia Pardo Bazán sería una luchadora encarnizada, una luchadora de las que necesitamos para que nos ayuden a gritar fuerte. Gracias, Emilia Pardo Bazán, y a todos Los del Volcán por una iniciativa tan bonita (y necesaria)

[Por cierto, pronto todos podremos participar con Los del Volcán porque está previsto que lancen su idea en una plataforma de crowdfunding ya que quieren que el proyecto pase de las webs a un libro impreso, con más de 100 participantes]

 

Ya no hay viento que me tumbe

Y sí, la vida te pasea arriba y abajo, y parece que tú elijas los itinerarios de la ruta. Hay veces que me arrepiento por haber tomado un camino u otro, hay otras veces que me alegro por haber tomado senderos llenos de zarzas e intentar llegar hasta el final.

Pues, después de todos los kilómetros que estoy caminando (ojalá sean muchos más los que me queden por caminar) y, a pesar que estamos empezando el invierno y aún queda bastante para que se acabe, me veo con fuerzas para chillar a este viento que no cesa que se prepare, que esta vez no me va a tumbar.

wind_peque.jpg

Feliz navidad

pajaros navidad18.jpg

No pretendo ser tan rara como una perra verde, pero no había colgado en la web esta imagen con la que felicité a todos mis seres queridos, y a mis no tan queridos, las navidades de este año 2018.

Durante meses (desde octubre) han estado los comercios de mi zona felicitándonos la Navidad, incitándonos a la compra, por supuesto, y yo, que quiero ser diferente, la cuelgo ahora. Porque quiero felicitar la Navidad cuando yo quiera.

Ale, ¡Felices navidades a todos!