Julia

Allí estaba Julia, envuelta por el aroma a césped mojado. Una palma de la mano sintiendo la humedad y la caricia de los hilos de hierba. La otra notando su propia piel, suave, como es natural en la juventud.
Sus ojos paseaban por el infinito como era habitual en ella, y súbitamente se detenían a un lado inventando. Pensando en esa travesura que nadie conocía, sonreía.

juliA.jpg

Texto: Elena de la Cruz  Imagen: laperroverde
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s