Visita sorpresa

Este verano ya se ha pasado -o se ha paseado- por nuestra casa un murciélago muy simpático que no sé bien bien qué pretende: si pararnos el corazón o, el pobre, sólo pasar a saludar.


La cuestión fue plantearnos si dejábamos las ventanas abiertas para poder dormir fresquitos o preferíamos morir de calor. Pues decidimos lo de las ventanas abiertas, y, si nuestro pequeño amigo quiere volver a hacernos una visita, ya sabe dónde nos puede encontrar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star