8 de març

Tot és en masculí. De nosaltres depen convertir-lo en femení

per Maria Gràcia Morillas
Dona i Igualtat. FSC-CCOO Sector Generalitat

En un mon com el que vivim, la primera que ha de pendre consciència que el poder el te la dona, és la pròpia dona.

8marzo_laperroverde.jpg

El rol masclista en el que ens han educat ens limita per arribar a ser lliures. Ens sentim culpables per no complir les obligacions que ens imposa la maternitat, la casa, el marit,… Aquest sentiment és inculcat i l’hem ingressat en la nostra vida com si formés part de nosaltres mateixes. També patim l’estrés que provoca la càrrega de la doble presència ( tenir els pensaments a diferents llocs a l’hora, casa, fill, feina). Cal treballar la comunicació oral per fer-nos més visible a traves de la paraula, i  ho podrem canviar mitjançant una bona educació igualitària entre homes i dones, i d’aquesta manera  trencar amb la societat patriarcal em la que estem immerses.

I es que aquests rols masclistes els tenim molt marcats. S’han creat lleis per evitar aquesta justícia social que crea la desigualtat de gènere, però aquestes bones intencions només estan sobre paper,  perquè continuen havent bretxes salarials (en la majoria de casos, els homes cobren més que les dones), sostres de vidre (els alts càrrecs i les cúpules de poder estan cobertes per homes) i a l’hora topem amb les feines més indispensable i a l’hora meins valorades, com la cura de la gent gran, del malalts, les neteja etc.

No oblidem que som molt afortunades per què vivim en un espai confortable amb la responsabilitat de canviar el mon d’aquelles dones que no el poden canviar des dels seus llocs no tant afortunats.

Però ja hem dit prou. Ara és moment de canviar les coses.

Anuncios

Sobre la justicia

La sensación pública sobre la confianza que tenemos los españoles en la Justicia en nuestro país ha bajado hasta límites insospechados. No creemos que la justicia sea justa en España. Como ejemplo tenemos a muchos jueces anticorrupción corruptos que no dejan sus puestos en los que se han acomodado tanto. O no necesariamente son independientes en su opinión política, cosa que prohíbe explícitamente la Constitución española en el artículo 127 o 159.4 si se trata en miembros del Tribunal Constitucional.

Eso nos supone a los ciudadanos una rabia contra ese poder del estado. La Justicia no es justa. Porque está impartida por personas y las personas tienen un sentimiento y una opinión. No podemos ser del todo justas. Y eso me lleva a un odio contra esa institución. No creo en ella (ni en el poder legislativo ni en el ejecutivo). Mi pesimismo encarado a la política en mi país hace que me den arcadas cuando se aborda cualquier tema político.

justicia.jpg

Ha quedado claro que no creo en la justicia de los hombres y mujeres. Pues tampoco creo en el Kharma. No creo en absoluto en una Justicia Universal natural. No por ser tú una buena persona vas a atraer cosas buenas a tu vida. Sí que creo que, al ser una buena persona, puedas estar contenta contigo misma y tranquila por hacer el bien a la gente que te rodea. La prima Oliva siempre dice “Haz bien y no mires a quién”. Pues ese postulado me gusta, a pesar que no espero con ello que la vida me responda trayéndome el bien de nosedónde.

Y por último, tengo un hijo preadolescente. La frase “¡No es justo!” se oye cada día en mi casa.

Navegando un día por internet, no sé dónde encontré la frase de la ilustración. Decía que era de Bruce Lee, aunque he estado buscando y no he encontrado la referencia que lo justifique. Mi hermana, que es muy sabia, me ha dicho que, o es de Bruce Lee o de Churchill, porque casi todas las citas o son de uno o de otro. Pues ahí va, de Bruce Lee.

CONCLUSIÓN: La justicia no es justa en ninguna de sus caras. ¿Qué opinas tú?

 

 

 

No hace falta ser dos para ser dos.

twins_laperroverde

Todos deseamos brillar. Enseñarle al mundo que no tenemos aristas. Pero esta apariencia es tan frágil, que nos volvemos exageradamente sinceros en cuanto apagamos la pantalla. Se acaban los aplausos. Se acaba el teatro y aparecen las sombras. Te miras en el reflejo de esa pantalla apagada, y aparece tu peor versión. La que no muestras al mundo, pero que te persigue, por mucho que te vayas a la cama, cierres los ojos y pienses que tu conciencia está limpia y tranquila. Porque no lo está. Vamos haciendo daño por el mundo, con nuestras caras de ángeles y nuestra cola de demonio. Y ahí está la gracia, en el equilibrio. En aceptar que nuestras dobleces hacen bien y hacen mal. Hacen reír y hacen llorar a los que nos rodean. Y que cuando finges y subes tu mejor fotografía, solo estás engordando esa sangre oscura que sigue corriendo, con ritmo sincopado pero constante, por venas y corazones bifurcados. El poder de la dualidad, si lo aceptamos sin reservas, se vuelve natural. Hasta relajante. Parte de esa normalidad tan necesaria

TEXTO: MARTA ESCARTÍN MARTÍN