Sobre la justicia

La sensación pública sobre la confianza que tenemos los españoles en la Justicia en nuestro país ha bajado hasta límites insospechados. No creemos que la justicia sea justa en España. Como ejemplo tenemos a muchos jueces anticorrupción corruptos que no dejan sus puestos en los que se han acomodado tanto. O no necesariamente son independientes en su opinión política, cosa que prohíbe explícitamente la Constitución española en el artículo 127 o 159.4 si se trata en miembros del Tribunal Constitucional.

Eso nos supone a los ciudadanos una rabia contra ese poder del estado. La Justicia no es justa. Porque está impartida por personas y las personas tienen un sentimiento y una opinión. No podemos ser del todo justas. Y eso me lleva a un odio contra esa institución. No creo en ella (ni en el poder legislativo ni en el ejecutivo). Mi pesimismo encarado a la política en mi país hace que me den arcadas cuando se aborda cualquier tema político.

justicia.jpg

Ha quedado claro que no creo en la justicia de los hombres y mujeres. Pues tampoco creo en el Kharma. No creo en absoluto en una Justicia Universal natural. No por ser tú una buena persona vas a atraer cosas buenas a tu vida. Sí que creo que, al ser una buena persona, puedas estar contenta contigo misma y tranquila por hacer el bien a la gente que te rodea. La prima Oliva siempre dice “Haz bien y no mires a quién”. Pues ese postulado me gusta, a pesar que no espero con ello que la vida me responda trayéndome el bien de nosedónde.

Y por último, tengo un hijo preadolescente. La frase “¡No es justo!” se oye cada día en mi casa.

Navegando un día por internet, no sé dónde encontré la frase de la ilustración. Decía que era de Bruce Lee, aunque he estado buscando y no he encontrado la referencia que lo justifique. Mi hermana, que es muy sabia, me ha dicho que, o es de Bruce Lee o de Churchill, porque casi todas las citas o son de uno o de otro. Pues ahí va, de Bruce Lee.

CONCLUSIÓN: La justicia no es justa en ninguna de sus caras. ¿Qué opinas tú?

 

 

 

Anuncios

Mi relación (de amor) con la física cuántica

No sé de qué manera ha llegado hasta mí el interés por la física cuántica. No sé cuál fue el primer artículo que leí. Lo que sí que sé es que despierta en mí un infinito interés, y lo despierta porque el hecho de no entender nada hace que mi curiosidad aumente (y mi curiosidad en algunos casos llega a ser insaciable).

atomo.jpg

R. P. Feynman dijo algo así como que si crees que has llegado a entender algo de física cuántica es que no has entendido nada. Vale. No entiendo nada.

Cuando empecé a leer artículos (saltándome la formulación, claro, que para mí eso es como leer en chino) el mundo que creía conocer se desmoronó. después de unos días llamé a mi padre, formado en ciencias y un enamorado de la electrónica, y me dijo que buscara sobre Plank. Y así hice.

Por ahora lo que más claro tengo es que puedo perder la cordura (mira tú si no): Que una partícula pueda estar en dos lugares al mismo tiempo; que si se observa un fotón se comporta como partícula y si no como onda (¿que mi observación puede determinar el comportamiento de ese fotón? perdona, ¿quéeeee?); que dos partículas cuánticas puedan estar ligadas aun estando años luz de distancia la una de la otra (teletransporte, ¿que quéee?); que los electrones puedan atravesar paredes; que un gato pueda estar vivo y muerto a la vez;… Y, para colmo, todo esto no es ciencia ficción si no que está corroborado científicamente y que, además, se está usando ya hoy en día en la tecnología digital, circuitos integrados, etc.

Pues eso, leo, leo y leo (literalmente porque tengo que releer más de una vez las locas leyes y teorías de la física cuántica y cuando no leo, en silencio, pienso, pienso y pienso sobre lo que me ha parecido entender sobre lo que he leído. Entonces es cuando encuentro a alguien al que pueda tener un poco de confianza (un saludo desde aquí, chicos, sois alucinantes, tenéis mucha paciencia conmigo) para explicarle un poco mis incursiones en ese mundo nuevo para mí y es el momento de ponerle palabras a los pensamientos que es cuando me doy cuenta que no he entendido nada de nada. Y eso me fascina. Por eso sigo leyendo, para intentar entender a veces lo inentendible.