Flores, muchas flores.

Me peino. Pero igual se enreda. Se enreda y me enredo yo. Con desaires y resquemores. Con desamores y desconfianzas. Con los colores más grises de la paleta…
Con lo fácil que es suavizar los nudos y peinarse con las púas del nácar más fino, y aliviar el alma, que pesen menos los incordios que no nos dejan conciliar el sueño y que hacen que la cabeza pese mucho… A no ser que lleguen brisas que traigan flores. Flores, muchas flores.

hojas_laperroverde.jpg

Texto: Marta Escartín Martín (a la que el pelo se le enreda igual que se le enreda la vida, aunque siempre lo sabe desenmarañar)

Anuncios

Los zorros también comen

En la calle encontré una plancha metálica oxidada. Era el lienzo ideal para jugar un rato con unas ilustraciones.
Aquí tenéis qué ha salido:

En la segunda imagen podéis ver cómo mira el cuadrito mi gata Miu, a la que le encantan mis dibujos (sobretodo dormir encima del cuaderno o sobre los pinceles en la mesa de dibujo).

Ummm, ¿he dicho alguna vez que me ENCANTA pintar?

Marian

Parece ser que, si no les pongo nombre a las chicas de mis dibujos, es como si les faltase algo.
Esta es Marian, con el pelo enmarañado de mariposas, flores, hojas y frutos. La he pintado con anilinas sobre papel y también he usado lápices de colores.

Está muy bien dejar de lado, a veces, el ordenador para volver a coger los pinceles.