Adopta, no compres

Se acerca Navidad. Es la época dorada del año de las compras. Se compra todo, la felicidad, las sonrisas, la compañía, los amigos… adoptafelicidad_laperroverde.jpg

…y también los animales. No estoy a favor ni en contra de la compra de animales, aunque se me ponen  los pelos de punta al saber cuánto dinero se mueve por tráfico de animales sólo en España (mira aquí). De lo que sí que estoy en contra es de su abandono (mira aquí).

protanewdogwitcher

 

Oigo a algunas madres en la salida del colegio que prometen comprar un perrito de regalo para estas navidades. Son las mismas madres que usan y tiran sin control. O compran y, sin usar, tiran. No compran un perrito, compran un peluche. De esos que, cuando molestan tiran a la basura. De las que te explican que prefieren comprar un animal de raza (???) y cachorrito porque “Es que son más monos, Tesoro” (literalmente). Me dan arcadas.

Según mi parecer, es un gesto generoso el ir a adoptar a un animal a la protectora. Un animal viejecito, o tuerto, o nervioso, o que lleva seis años encerrado. Por que a los amigos no se les escoge por la edad o raza (que asco de palabra). Y un animal adoptado es un gran amigo. Os lo aseguro.

Anuncios

Éste no es un mensaje feliz (primer aviso)

Quiero verte lejos,
aléjate, vete.
Huye, tropiézate,
pínchate, dáñate,
sangra.
Sal de aquí
para siempre.
Conoce gente,
confía, quiere
y que te fallen.
Vete lejos,
pero sobretodo,
vete a la mierda

                                                                                                                    poema: Adrià Ariza

vete-a-la-mierda

 

Reivindicamos nuestro derecho a no ser complacientes ni darle a amigos y enemigos bonitos deseos, bajo cualquier circunstancia.

Estamos hartos de tazas felices. Cansados de agendas que nos obligan a ser más reflexivos y optimistas. Incluso algunos de nosotros odiamos los tíquets regalo con abracitos, besitos y cenitas románticas en casa.

Os avisamos, somos muchos y estamos hasta los mismísimos de vuestra filosofía barata rebozada de Prozac. No os sorprendáis si algún día de repente veis venir una horda de personas francamente cabreadas gritando, literalmente, que os vayáis a la mierda.

 

こけし (Kokeshi)

 

Esta vez han sido Eva y Marc que me han hecho un encargo: la ilustración de una Kokeshi que forma parte del regalo de bodas que le regalan a una pareja que se han casado.
Una kokeshi es un tipo de muñeca que suele ser de madera y que se hacía en una zona de Japón.

La primera imagen es la que he vendido a Eva y Marc. La segunda es la Kokeshi que ha dibujado mi hijo de 5 años y que me he quedado yo.

¡Felicidades a los recién casados!