Día Govinda

A veces la paciencia se me escapa entre los dedos de las manos. Entonces empiezo a respirar hondo, a exhalar unos pocos govinda govinda hare hare. Las pulsaciones bajan y recuerdo que esto ya lo viví antes y que en una de esas ocasiones aprendí por primera vez (para posteriormente desaprender y volver a aprender, así, en círculos) que no se puede exigir la perfección a nadie, ni siquiera a uno mismo.

Dia_Govinda_Laperroverde.jpg

Pero es importante, eso sí, saber parar los pies y saber expresarle al otro lo que no nos gusta. Y para hacer eso calmadamente (y sin efecto boomerang, sobre todo en el mundo de las jerarquías), voy murmurando todo el día, casi sin enterarme, el govinda govinda hare hare

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s